Chat with us, powered by LiveChat

Las razones por las que no hay que escuchar las teorías de las conspiraciones antivacunas

Los mitos y la información falsa tienen la culpa del resurgir de enfermedades eliminadas hace años como el sarampión, que ha disparado el estado de emergencia en estados del noroeste, como Washington y Oregon. ¿Por qué lo más responsable y solidario es vacunar a tus hijos? Volvemos a explicarlo.

Si no tuviéramos leyes que regulasen los semáforos en rojo, se producirían muchos más accidentes y muertes. “Todos necesitamos frenar en la luz roja, porque protege la vida del conductor y la de todos los demás en la intersección. De forma similar, necesitamos vacunar a nuestros hijos para proteger a nuestra familia y al resto de las personas en la comunidad. Si no lo hacemos, las enfermedades y muertes prevenibles volverán”, dice a Univision Noticias Patricia Stinchfield, enfermera pediátrica y vicepresidenta de la Fundación Nacional para las Enfermedades Contagiosas (NFID por sus siglas en inglés).

Saltarse ese semáforo en rojo es justamente lo que ocurre en los llamados “puntos calientes”, que son los lugares más vulnerables a la irrupción de enfermedades que se pueden prevenir con las vacunas.

Es el caso de los estados de Washington y Oregon, en el noroeste del país, donde se han producido al menos 41 casos confirmados de sarampión desde principios de enero. “El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa que puede resultar fatal para los niños pequeños”, dijo Jay Inslee, gobernador de Washington, en su proclamación del estado de emergencia en el vecino Washington. “Estos casos suponen un riesgo de salud pública extrema que pueden extenderse rápidamente a otros estados“.

El sarampión se declaró eliminado en el año 2000 en EEUU gracias a los programas de vacunación, pero las exenciones a las vacunas obligatorias condujeron a su reaparición. El año pasado, se diagnosticaron 350 casos en el país, y este año va camino de ser peor. Los estados del noroeste, por supuesto, no son el único “punto caliente” en EEUU. Las exenciones religiosas están permitidas en estados como Nueva York, donde el brote afecta sobre todo a la comunidad judía ultra Ortodoxa; Carolina del Norte, donde en noviembre se extendió un brote de varicela, o Texas, un estado con 60,000 niños sin ninguna vacuna gracias al potente lobby en contra.